Amazon

Google Website Translator Gadget

lunes, 5 de noviembre de 2012

Tic Tac...La casa de los Relojes...toda una gama vintage










Para los que tienen culto por lo antiguo les va encantar este blog. Hoy estuve en La Casa de los Relojes, ni bien entro la sonrisa de bienvenida de Pilar, una de las nietas de Luis Perales Rojas relojero de antaño quien en 1932 abrió su relojería en Barranco. -Antes se llamaba Relojería Perales, hoy es conocida por La Casa de los Relojes- me dice la simpática Pilar quien recibe  a todos con el mismo afecto, siempre al servicio del cliente como decía su abuelo. Inmediatamente, me llama la atención un reloj cucú. -¡Qué lindo!-le digo, mientras lo señalo. Su hermano Manolo que esta unos metros atrás me dice- Bailan los muñequitos y sale el cucú, es un reloj Suizo-. Me lo muestra. Intento tomar la foto pero el cucú se mete a su casa. Dale una y otra vez hasta que lo logré. Y ahí lo tienen sobre estas líneas un hermoso reloj cucú de madera.
Toda la pared de la tienda esta llena de relojes y platos antiguos. Me llamó la atención un reloj con columnas doradas y en negro. Al acercarme me dice que es un reloj de mesa y además es de fierro. -No sabes lo que pesa. Tiene bronce y la cuerda dura ocho días, es del año 1860 aproximadamente- me señala Pilar y yo le creo porque en verdad así luce. Luego sigo viendo muchos relojes de mesa, uno más antiguo que el otro. -Esa es máquina americana, año 1860, el otro es un reloj de madera alemán con águila de bronce, la cuerda dura 8 días y suena media a una hora, es del año 1900- y así continúa el detalle de cada cosa que veo. A un lado unas lámpara llaman mi atención, son de cristal de colores o luna catedral, me dice que son muy antiguas. Hay otras cosas interesantes que no son relojes, collares de piedras, pulseras, vajilla. Sobre una mesita resalta un rostro en madera tailandesa muy original. Lámparas de peltre y cientos de adornos de porcelana.
Ya se hace tarde y justo entra un señor para revisar un reloj muy antiguo. -Y es que aquí no sólo vendemos sino reparamos todo tipo de relojes, algo aprendido por el abuelo, heredado por mi padre y ahora su nieto, quien es mi hermano Manolo- me dice Pilar mientras me despido. ¡La hora se pasa volando en La casa de los relojes!. Para los amantes de lo vintage ya tienen un rinconcito en Miraflores. Enjoy!

No hay comentarios:

Publicar un comentario